El escenario para la universidad sigue siendo favorable gracias a la experiencia adquirida por sus actores y a los hitos alcanzados por gran parte de sus publicaciones.

La unidad a cargo de la gestión editorial, con sus estrategias de divulgación y el posicionamiento de las revistas científicas de la Pontificia Universidad Javeriana cumple en el 2018 once años de labores ininterrumpidas, logros significativos en producción de calidad y visibilidad internacional.

Como parte de una estrategia para apoyar la gestión, normalizar parámetros de calidad y fomentar la difusión de las publicaciones periódicas javerianas, en marzo de 2007 se estableció una coordinación centralizada de revistas adscrita a la Vicerrectoría Académica, bajo la orientación del Padre rector Gerardo Remolina, S. J., el entonces vicerrector y hoy secretario general, Dr. Jairo Humberto Cifuentes Madrid, y Nicolás Morales Thomas, director de la Editorial Javeriana. Esta iniciativa, inédita en el contexto de la edición universitaria colombiana, consistió inicialmente en un servicio de apoyo operativo para la demandante tarea que históricamente cada facultad asumía de forma independiente: la de producir fascículos pertinentes, útiles, actuales y con regularidad, como vehículos de difusión académica de sus áreas disciplinares. La propuesta inicial se fue modificando y se encaminó entonces hacia el robustecimiento de un amplio espectro de indicadores de calidad a la luz de los lineamientos internacionales de evaluación y clasificación de la ciencia, la tecnología y la innovación (CTeI).

Frente al cambiante y exigente discurso de la indexación, la labor de la Coordinación de Publicaciones Periódicas se empezó a enfocar en cuatro ejes primordiales: a) las actividades propias de la edición formal, la intermediación con proveedores editoriales e imprenta, y la difusión de contenidos académicos; b) la planeación estratégica y documentación del ejercicio editorial para facilitar la consolidación de políticas, la articulación con unidades de apoyo e instancias externas, y la toma de decisiones; c) la administración del catálogo de revistas en línea y el seguimiento permanente a su actualización, uso e impacto a través de directorios, bases de datos e índices; y d) la profesionalización de los equipos de trabajo a fin de garantizar la idoneidad y la continuidad de los procesos de sus publicaciones. Aunque recurrir a las labores de edición contempladas en el primer eje fue, y aún es, un camino facultativo de cada decanatura y equipo editorial, la coordinación ha procurado el despliegue de todas sus funciones sustantivas a los veintiséis títulos indexados de la universidad, de manera sistemática y equitativa, entendiendo sus diferencias disciplinares, de trayectoria y de potencial impacto.

Este modelo de trabajo trajo consigo avances significativos en el posicionamiento de las revistas javerianas en los sistemas de indexación más prestigiosos de la academia mundial, y simultáneamente limitó la incidencia de la Editorial sobre otras tipologías de publicaciones divulgativas o estudiantiles. En consecuencia, en 2012 se promulgó el Acuerdo 565 de 2012 del Consejo Directivo, la Política Editorial para las Revistas Científicas de la universidad, y se presentó la reformulación del alcance de la unidad, que a partir del momento se denominó Coordinación de Revistas Científicas, con el aval y acompañamiento del Padre rector Joaquín Emilio Sánchez S. J., y el Padre Vicente Durán Casas, S. J., vicerrector académico hasta marzo de 2014. Pese a no estar contemplado desde su creación, la coordinación se convirtió en un referente local y regional debido a su destacada labor en la aplicación de buenas prácticas editoriales y científicas, lo que permitió que asumiera un rol de asesoría y recibiera insumos recíprocos de otras unidades de la universidad, como la Biblioteca General o la Dirección de Asuntos Profesorales, e incluso de unidades homólogas externas, nacionales y extranjeras, y de sus revistas. Estas articulaciones dieron cuenta de un devenir que empezó a concretarse en la más reciente etapa de la Editorial Javeriana: la consolidación del Sistema de Revistas Científicas de la Pontificia Universidad Javeriana, una contribución de la actual Vicerrectoría Académica, liderada por el Ing. Luis David Prieto Martínez, en el ámbito de la inminente restructuración del sistema de revistas científicas nacionales y regionales.

En efecto, los últimos cuatro años de gestión de la coordinación editorial han estado enmarcados en un creciente condicionamiento del sistema nacional de CTeI para la permanencia de títulos con políticas o intenciones aún por definir, con debilidades en su capacidad administrativa o procedimientos, y sin impacto citacional o alcance internacional, en aras de la competitividad de la producción intelectual local frente a los indicadores globales, y como una medida para recuperar la sostenibilidad del modelo. Ante la validación casi exclusiva de los índices de corriente principal, el escenario para la universidad sigue siendo favorable gracias a la experiencia adquirida por sus actores y a los hitos alcanzados por gran parte de sus publicaciones, pero representa enormes desafíos que exigen ampliar el capital humano especializado en la gestión editorial a cargo de las revistas; lograr una inmediata implementación de tecnología de punta; descentralizar la carga operativa y reconocer con mayor eficiencia las diferencias disciplinares, sin perder la visión de conjunto; prescindir de estrategias de divulgación tradicionales para darle paso a experiencias de consulta interactivas; incorporar nuevos metadatos y baterías de métricas refinadas que analicen el comportamiento individual de los artículos en contextos cada vez más amplios; optimizar los canales de comunicación con los usuarios finales y permitir la interacción real a través de redes alternativas; fortalecer las políticas de preservación digital y garantizar que los títulos sigan siendo vehículos para la construcción permanente de comunidades científicas y académicas, todo esto sin descuidar preceptos de calidad editorial esenciales, como el cumplimiento en la periodicidad o la refrendación por parte de pares académicos.

A raíz de estos cambios en las condiciones para seguir participando en el modelo más visible y legitimado para comunicar la ciencia y la producción académica en el mundo, el Sistema de Revistas Científicas proporcionará herramientas tangibles para orientar la toma de decisiones que afecten a las publicaciones, que vayan de la mano con el proyecto educativo de la Universidad, y bajo una mirada prospectiva que garantice el sostenimiento, la perdurabilidad y la vigencia de un sinnúmero de esfuerzos conjuntos y logros que ratifican su liderazgo en investigación e innovación en la región.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here